Categorías
eventos Las aventuras de Pi

La WordCamp de Madrid 2018 y lo que allí aconteció.

¡Hola WordPresseras y WorPresseros! (y a la gente normal también) Aquí me tenéis, escribiendo sobre la WordCamp de Madrid 2018. Sé que ha pasado un tiempecito, porque fue el mes pasado… Bueno, voy al lio.

Nos fuimos pa’ Madrid

Nos presentamos en Madrid el día 20, para hacer noche y estar fresquitos para el día siguiente. En esta ocasión he ido con mi tejedora (Patricia, creo que ya la conocéis) y con mi partner tecnológico (Carlos Herrera). Es guay ir con dos humanos. La noche se me pasó volando, no sé si sabéis que ha sido la primera vez que he ido a la capital y ha sido suuuper emocionante.

El sábado 21 ya fuimos a La Nave, un espacio enorme y superbonito donde se celebró la WordCamp. A la entrada, los voluntarios nos dieron una bolsita muy chic con regalitos. No os lo vais a imaginar… ¡había taza!

Después comenzaron las ponencias. Como siempre, la gente ha sido muy amable conmigo y se han querido hacer fotos chulas. Si es que son taaaan majos.

La primera fue de Jaime Garmar, sobre cómo empezar con buen pie al instalar WordPress. Consejos muy útiles por si me quiero independizar de mi tejedora. Después vino el turno de Fernando Tellado y cómo convertirse en una WordPress Star. La verdad es que creo que le vino muy bien a mi tejedora, es ella quien debería convertirse en una estrella.

Después vino el desayuno. Café, chocolate, refrescos sin azúcar junto a churros y porras… Oye, en las WordCamps no se pasa hambre, ¡es una gozada!

Tras el desayuno, la ponencia de Beatriz Lavela Perez sobre los compositores visuales fue muy entretenida. Ahora ya puedo hacer «cositas de diseño» sin que el partner se entere (ji ji ji). A continuación, otra dama. Ana Cirujano nos puso en pie con su charla de empoderamiento. Para finalizar la mañana, les tocó el turno a Jose Ramón Padrón y Fernando Puente. Una ponencia a duo donde nos dieron dos perspectivas para vender los proyectos con WordPress, aunque yo saqué mis conclusiones para aplicarlo a mi terreno.

Y llegó el momento de comer. He estado en tres WordCamps hasta ahora (la primera aún no era consciente, por eso no hay nada escrito) y debo decir que me quito el sombrero ante la idea de la comida. Una caja por humano, con todo lo que necesitan para estar bien alimentados y felices.

Debo admitir que me eché una siesta después de comer y, cuando desperté, ya tocaba entrar a las siguientes ponencias. Fue el turno de Marco Russo, que habló sobre GIT. Parece que mi tejedora si se enteró de algo (estaba muy atenta) Acabó un poco pronto y yo aproveché para hacer una foto con el siguiente ponente de ese track, Alejandro Sevilla Fuente, antes de ir corriendo a ver la de Rocío Valdivia. Aquí si que me enteré y de mucho. Habló sobre código abierto, privacidad, cómo las compañías quiere poner limites a internet… y lo importante que es tener tu contenido en la red bajo tu control, en tu web, en vez de regalárselo a las redes sociales. 

Tras un descansito para tomar café, volvimos a la carga con Laura Díaz Adánez. Su primer ponencia en una WordCamp y fue genial. Nos habló de cómo mantener limpio nuestro WordPress, algo que es genial para tener una web ágil y ordenada. La última charla del día la protagonizó Alejandro Gil Mialdea, hablando de cómo hacer presupuestos. Realmente interesante, porque tocó todos los puntos importantes, desde poner precios hasta cómo deben lucir (diseño y personalización)

Para cerrar el día, hicieron una mesa redonda. Nos pusieron a cuatro grandes y les empezaron a hacer preguntas. Rafael PovedaJuan Hernando GarcíaFernando Tellado, y Rocío Valdivia se mojaron hablando de los temas más candentes de la actualidad de WordPress. Todo ello llevado por Fernando Puente como moderador. Una delicia de momento, de veras lo disfruté.

Acabaron las ponencias con los agradecimientos, que es un momento muy emotivo, porque suben al escenario los organizadores, voluntarios, patrocinadores… y aplaudes hasta quedarte sin manos. ¡Es precioso!

Para la post-party nos quedamos en el mismo sitio. Mis humanos se lo pasaron genial, pero yo no pude aguantar tanto trajín y, tras saludar algunas personas, decidí echarme a dormir en el bolso.

Mención de honor a los patrocinadores y a David Navia (no fui a su ponencia, pero quiso foto igualmente)

Al día siguiente fuimos al Madrid Campus, a disfrutar del día de la comunidad. Nos costó mucho poder llegar, porque había una maratón en Madrid y parecía hecha a propósito para que no pudiésemos ir. Ese día es más para los humanos, porque es cuando se juntan para hacer comunidad y hacer negocios. Salí un rato del bolso, pero no quise hacerme fotos porque tenía unas pintas horribles. Quien si que estuvo por ahí danzando fue Kirby (y creo que arrancó algún suspiro, pero no me cuenta nada)

Si has llegado hasta aquí, te preguntarás porqué he tardado tanto en escribir sobre mi experiencia. Mis humanos se quedaron en Madrid hasta el martes siguiente, así que no puede asearme hasta el miércoles. No sé si sabeis lo que supone pasar por la lavadora… ¡¡Es una aventura brutal!! Lo malo es que luego me tiro un montón de días de «resaca» (secando, chicos, que una es de lana) Además he necesitado pasar por la peluquería y… bueno, no tengo dedos, escribir casi mi palabras con dos brazos es difícil (ya no os digo copiar y pegar enlaces, un suplicio). Pero lo he logrado, he cumplido y ahora ya se puede decir FIN, porque una WordCamp no se acaba hasta que hablas de ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.